3 minutos de lectura ( 559 palabras)

La ansiedad y las falsas alarmas

Muchas personas que sufren de ansiedad sienten que a veces se activa de forma súbita, muy potente y descontrolada. Pueden inclinarse por pensar que se están “volviendo loco/a”, pero lo cierto es que probablemente se estén activando “falsas alarmas”. ¿Qué son estas "falsas alarmas"?

 

Falsa Alarma

 

Orientado a la amenaza

Existen ciertos factores que pueden estar disparando y alimentado la ansiedad. Uno de los más destacados es el impulso a orientarte hacia ciertas posibles amenazas y a percibirlas con más sensibilidad, dando muchas veces lugar a “falsas alarmas”. Esto es muy humano y lógico ya que nuestra supervivencia como seres humanos dependió de saber reaccionar rápidamente a posibles amenazas: salir corriendo o atacar.

Así que tenemos un mecanismo en que cualquier estimulo que se parezca a una amenaza, innata o aprendida, aunque sólo sea una sombra, te pondrá tenso y alerta.

Puedes sumarle a esa sensibilidad tu historia personal de aprendizaje: si has sufrido un episodio de violencia, bullying, algún accidente, acoso, insultos frecuentes… Fácilmente podrás haber desarrollado sensibilidad y con ello reactividad cuando algo igual o parecido aparezca.

Ni siquiera tiene que haber sido algo traumático, sino que interacciones frecuentes percibidas como desagradables pueden haberte hecho sensible a situaciones o estímulos parecidos.

 

Errores en la interpretación

Pero no sólo tienen que ver estas falsas alarmas con un mecanismo ancestral que nos permitió la supervivencia y ahora mismo está sobre activado, sino que puede ser alimentado también por errores de interpretación. Por ejemplo, ciertas conductas pueden ser interpretados como ataques o agresividad: miradas, gestos, palabras, silencios… A veces de forma errónea.

Pero por suerte tanto la sobre activación como los errores en la interpretación son sensibles a nuevos aprendizajes, o, dicho de otro modo, se pueden modificar poco a poco: aprender a malinterpretar menos, a desmontar o flexibilizar la búsqueda de amenazas y bajar la reactividad a las mismas.

 

Tratamiento

El hecho de incidir en estas “falsas alarmas” es uno de los motivos por los que la terapia cognitiva-conductual funciona tan bien en el caso de la ansiedad. La psicoterapia te ayuda a analizar mediante entrevistas, ejercicios de escritura, registros o análisis funcional de donde salen esas alarmas: cuando, donde, porqué y en qué nivel de intensidad aumentan tu ansiedad.

Con esta información recopilada, que es lo que se suele hacer durante la evaluación inicial (3-4 sesiones iniciales), tenemos justo lo necesario para poder personalizar la terapia e incluir ejercicios que sirven precisamente para los tres aspectos que se necesitan trabajar: bajar la reactividad a los estímulos que te la provocan, mejorar tu interpretación y trabajar en afrontar mejor aquellas situaciones que te están disparando la ansiedad.

Debido a lo personal que es este tratamiento es imposible tener un rango ajustado a lo que puede tardar un tratamiento, pero podríamos hablar, por lo general, de entre 9 y 20 sesiones incluyendo esas sesiones iniciales o de evaluación.

 

Conclusiones

Así que mi recomendación es bien clara, si te notas aquejado de estar sobre activado por estas falsas alarmas la terapia cognitivo conductual te puede ayudar a poquito a poquito recuperar tu control y bienestar.

Y si te gustaría saber un poco más también tienes algunos artículos y videos en la web relacionados con el mismo tema. Especialmente el video relacionado con la hipervigilancia.

 

José Luis Miranda Fidalgo
Psicólogo general sanitario colegiado 22.738
Centro PsicoRoselló de Barcelona

Resiliencia: Superando el Trauma (video)
Como te puede afectar un trauma
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 21 Octubre 2020

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://joseluismiranda.es/


Puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso.


Estaré encantado de resolver tus dudas e inquietudes, darte información u hora para empezar tu psicoterapia.
button Contacto

¿Dónde estoy?

 
Mi consulta de psicología esta en el centro de Barcelona, en la calle Rosselló, nº 17 junto a metro Entença, cerca de Sants, pero también realizo terapia psicológica a domicilio para aquellas personas de la zona metropolitana que tengan dificultades para asistir a mi centro de psicología en Barcelona.
 
 

 

Mapa del sitio