Hoy me gustaría hablarte de los juramentos, y es que algunas personas en algún momento de sus vidas pueden percibir que no dieron la talla, que salieron huyendo, que no se atrevieron o que actuaron de forma indigna. Y entonces es cuando se hace un juramento de que jamás se volverán a permitir comportarse así.

No es suéltalo sino todo lo contrario agarrarlo de una manera quizás no tan fuerte, pero si significativa, convertirlo en un valor, en una inspiración en un apoyo o guía para la vida.


Hoy te hablo de esta cuarta tarea, la última y quizás la más compleja de todas.


Te hablaré de: 

  • Poder continuar sin esa persona significativa 
  • Incorporar el recuerdo de una manera que no duela 
  • Errores frecuentes.

Gracias por tu atención 

Por favor, siéntete libre de usar los comentarios o contactarme con cualquier duda o sugerencia.


José Luis Miranda


Psicólogo colegiado 22.738
Psicoterapeuta en Barcelona y Online
Centro PsicoRoselló de Barcelona