3 minutos de lectura ( 554 palabras)

El pesimismo defensivo o cuando el pesimismo puede ser positivo

¿Crees que el pesimismo es algo que no puede ser positivo? Hoy pondré en duda esta afirmación hablándote sobre un mecanismo de defensa algo devaluado: el pesimismo defensivo.

 

rainstorm 156134 640

 

Todo mecanismo de defensa tiene como objetivo principal preservar la autoestima, el auto concepto, la integridad emocional y el perfil social. Se elaboran muchas veces inconscientemente y favorecen la adaptación y la supervivencia, especialmente en situaciones penosas o difíciles de sobrellevar. Sin duda hay muchas situaciones que atentan contra nuestro entusiasmo vital que mediante un sabio uso de mecanismos de defensa podemos neutralizar, disfrazar, minimizar o negar.

 

El pesimismo defensivo como su nombre indica es un mecanismo que intenta estimular la fuerza positiva del pensamiento pesimista para transformar ansiedad y miedo en acción. Consiste en esperar lo peor con el objetivo de preparase para las posibilidades de fracaso y la desilusión que acompaña a este. Dicho de otro modo, considerar y preparase para lo que podría salir mal. Por ejemplo: tener un plan B por si nos pueden dejar plantados, dejar la ropa preparada el día antes, por si creemos que no nos puede dar tiempo, o informarse de las condiciones de devolución y reembolso si prevemos que el producto o servicio adquirido no lo vamos a usar.

 

¿Es una buena estrategia?
Como puedes ver se crean expectativas bajas ante situaciones difíciles con el propósito de condicionarse ante todo aquello que pueda ir mal y preparar una buena barrera defensiva. ¿Es adaptativo? Desde luego que sí, ya que nos preparara para los golpes y consecuencias que puedan venir: transformando la ansiedad, miedos y pensamientos catastrofistas en acciones para evitar los posibles contratiempos y dificultades. Incluso mejora nuestro rendimiento y salud psicológica a largo plazo, ya que las desilusiones serán amortiguadas evitando erosiones a nuestro auto concepto, estado de ánimo e integridad.

 

¿Puede ser peligroso?
Pues también, ya que si este mecanismo es demasiado rígido puede generar dudas persistentes sobre nuestra propia habilidad. Si pensamos continuamente en lo que puede ir mal y que no seremos capaces de lograr, podemos caer en una espiral de catastrofismo e indefensión que puede hacer que no nos movilicemos en absoluto, quedándonos solamente preparados para recibir el golpe. Es importante reflejar que un buen uso de esta estrategia requiere precaución a la hora de hacer una atribución correcta: distinguir cuando las cosas han salido mal por un motivo interno (un error nuestro), uno externo: por circunstancias ajenas a nosotros o mixto (mezcla de ambos). Una atribución errónea continuada basada únicamente en motivos internos hará mella en nuestro estado anímico y psicológico. Lamentablemente es un grave y frecuente error el pensar que todo depende de nosotros, cuando muchas veces es solo una parte o simplemente no lo es.

 

En conclusión, el pesimismo defensivo es una actitud completamente valida y útil que no es necesaria modificar cuando los resultados obtenidos son los esperados y deseables: un desarrollo continuado o ir haciendo, pero con habilidad y recursos para sortear las dificultades o altibajos. Preparase para lo peor muchas veces puede ser lo más productivo que podemos hacer. No es recomendable para muchas personas, pero si para aquellas que tienen o han desarrollado habilidad para usarlo con conciencia, flexibilidad y conocen los peligros y ventajas de su uso.

 

Gracias por leerme,
José Luis Miranda
Psicólogo sanitario colegiado 22.738

Adaptandose a una época de incertidumbre
Cómo controlar la ira, enojo o rabia

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 05 Diciembre 2020

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://joseluismiranda.es/


Puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso.


Estaré encantado de resolver tus dudas e inquietudes, darte información u hora para empezar tu psicoterapia.
button Contacto

¿Dónde estoy?

 
Mi consulta de psicología esta en el centro de Barcelona, en la calle Rosselló, nº 17 junto a metro Entença, cerca de Sants, pero también realizo terapia psicológica a domicilio para aquellas personas de la zona metropolitana que tengan dificultades para asistir a mi centro de psicología en Barcelona.
 
 

 

Mapa del sitio